estás leyendo...
Inglaterra, Londres, Reino Unido

Notas desde el cementerio de Kensal Green

A principios del siglo XIX, con el enorme crecimiento de la población que se produjo en la ciudad, Londres vio sus cementerios desbordados. Hasta entonces, se enterraba  a los muertos en los pequeños espacios verdes que rodeaban a iglesias y parroquias –aún quedan muchos de estos espacios esparcidos por toda Inglaterra- pero, por aquel entonces, era evidente que ese espacio empezaba a ser insuficiente.

Como solución, a partir de la década de los años treinta del siglo XIX, se empezaron a construir los llamados  Siete Magníficos, una serie de siete cementerios privados que fueron construyéndose en las afueras de la ciudad y que ahora se encuentran ya no tan en las afueras. El primero de ellos, abierto en 1832, fue el de Kensal Green. Más tarde le siguieron los de West Norwood, Highgate, Abney Park, Nunhead, Brompton y Tower Hamlets.

Me gustan los cementerios antiguos, me gusta la forma en que se construyeron, pensándolos a veces más como jardines para el descanso que cementerios. Me gusta su silencio sólo interrumpido por los pájaros y, quizás, por algún zorro escondido entre los arbustos. Me gustan por el hecho de que las tumbas y mausoleos están cargados de simbolismo y, en cierta manera, sus propietarios compiten por mostrar cierta superioridad aún después de la muerte. Y me gustan porque las tumbas y mausoleos compiten entre sí, a la vez que también compiten y luchan contra la naturaleza exuberante y el paso del tiempo. Los cementerios me gustan porque, como muchas otras cosas, son reflejo de la sociedad que los utilizó.

 

Vivo muy cerca del cementerio de Kensal Green y lo he visitado en casi todas las estaciones. En verano, sus árboles y enredaderas ofrecen un verde brillante al sol. Mientras que en invierno, cuando Londres decide dejar caer algunos copos de nieve, el cementerio se cubre por una capa densa de nieve aún no estropeada por las pisadas de la gente sobre la que el color de algunos cuervos contrasta con su blancura.

He estado muchas veces pero aún tengo excusas para volver. Algunos domingos, un grupo de voluntarios realiza visitas guiadas a las catacumbas –se supone que las únicas en Londres-. Pero, además el cementerio alberga las tumbas de varios personajes famosos, sobre todo escritores como William Thackeray, Anthony Trollope, Wilkie Collins o, el más recientemente fallecido, Harold Pinter. Lo malo es que, a diferencia de cementerios como el de Père Lachaise en París, no he podido encontrar ningún plano que me ayude a encontrar las tumbas. Quizás en una próxima visita, quizás en una de esas visitas guiadas que hacen Los amigos del cementerio de Kensal Green.

Comentarios

4 comentarios en “Notas desde el cementerio de Kensal Green

  1. ¿Cömo no va a estar el alma en paz en un sitio tan bello????bss

    Publicado por winnie0 | 4 diciembre, 2011, 6:17 AM
  2. Sí, no se me ocurre otro sitio mejor.

    Publicado por Notas desde algún lugar | 4 diciembre, 2011, 3:21 PM
  3. Impresionante la foto del cementerio nevado y maravillosas las de las esculturas. Como soy muy aprensiva, no soy muy aficionada a los cementerios (ni a los hospitales, ni a las criptas…), pero algunos rebosan tanta belleza que es imposible resistirse a ellos. En mi caso, adoro el de Père Lachâise de París, en especial por las esculturas que adornan las lápidas, algunas tan delicadas que merecerían formar parte de un museo. Este pasado verano estuve en el cementerio judío de Worms, que tiene tumbas hasta de más de 500 años, muchas de ellas cubiertas por el musgo y las malas hierbas. Aunque el mejor cementerio judío que he visitado fue el de Cracovia. Los cementerios judíos son un contrapunto interesante para aquellos que estamos más acostumbrados a los cementerios cristianos y laicos.

    Publicado por saramadrid | 5 diciembre, 2011, 4:23 PM
    • Gracias por los comentarios. A mí me encantan pero, que conste, que tengo que ir acompañada porque sola también me dan aprensión. Creo que mi preferido es también el Père Lachaise y que, los de Londres, fueron creados teniendo en mente los cementerios de París. Me apunto los dos que me dices porque hasta ahora no he visitado ningún cementerio judío y Cracovia es una ciudad a la que llevo mucho tiempo queriendo ir.

      Publicado por Notas desde algún lugar | 5 diciembre, 2011, 5:13 PM

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Actualizaciones de Twitter

Únete a 6 seguidores más
A %d blogueros les gusta esto: